ARTICLES

LA IMPORTANCIA DE LA SALUD MENTAL


Recuerdo a mi abuelita cuando decía que “el hombre es un animal de costumbre”. Se abraza esa frase con la adultez y luego, parece que no se suelta nunca más.

Muchas veces me encuentro envuelta en una rutina de vida acelerada que me envuelve completamente y la miro como algo normal, sin sobresaltos. Este es el panorama: Tráfico, correos, redes sociales, carga laboral, cumplir con los pagos, cuidar las relaciones sociales, nuestra apariencia física, nuestra salud, el peso, la dieta, los hijos, la pareja (…) poco a poco la estresante rutina que implica la vida moderna nos consume, haciendo que nos olvidemos de nosotros mismos. Desconectarse se vuelve un lujo.

Nuestra cultura marca una tendencia desmedida a rendir culto al cuerpo mostrando los indudables beneficios de cuidarlo y mantener una vida saludable. Sin embargo, en medio de toda esta ola de información, se pasa por alto un aspecto igual de importante que ha sido subestimado a lo largo del tiempo y del que poco se habla: la salud mental.

Muchas veces tenemos más lesiones psicológicas que físicas, las cuales vamos aplazando para los últimos puestos de nuestra lista de prioridades ya que éstas no se ven, no son tangibles, no demandan una urgencia aparente. Estas heridas pueden ser: fracaso, rechazo, soledad, pensamientos negativos, miedo, insatisfacción, etc.

Estas heridas empeoran con el paso del tiempo en la medida en que son ignoradas y a largo plazo producen un fuerte impacto en nuestras vidas; desde situaciones simples como tomar decisiones, hasta tener una vida plena y satisfactoria.

Es por eso que resulta indudable resaltar la importancia de tener una vida psicológica saludable, así como hacemos limpieza en nuestro hogar y desechamos objetos que ya no nos sirven, así como hacemos la dieta para rebajar esos kilitos extra, pues así mismo tenemos que hacer limpieza en nuestra mente, para eliminar aquellos patrones o pensamientos que nos estorban y reemplazarlos por nuevos y más efectivos que nos permitan avanzar.

He aquí una serie de pasos para optimizar nuestra higiene mental:

El cuidado del cuerpo es directamente proporcional al cuidado de la mente

De la misma forma en la que atendemos al cuerpo debemos atender nuestra mente. Una mente intoxicada, triste o ansiosa, enferma a nuestro cuerpo, lo debilita, lo vuelve vulnerable, impidiendo que funcione de manera normal.

Lo primero que hay que hacer, es detectar aquellas emociones, pensamientos y situaciones que nos generen malestar y trabajar en ellas de forma que podamos encontrar un balance. En muchas ocasiones, cuando la persona tiene la consciencia de que algo está mal y ya ha invertido mucho tiempo intentando solucionarlo por su cuenta sin éxito, es cuando buscan la ayuda de un psicólogo o terapeuta, lo cual en muchos casos ayuda y acelera el proceso de mejoría. Escribir sobre cómo nos sentimos o hacer una lista de nuestros pensamientos o de nuestra situación, ayuda mucho a enfocar y encontrar soluciones.

Atender las heridas

Las heridas son aquellas experiencias negativas que han dejado huella y que nos acompañan a lo largo de nuestras vidas, ellas son: soledad, fracaso y rechazo.

En cuanto a la soledad, decimos que es subjetiva, de a momentos es óptima para contactar con nosotros mismos, sin embargo yo me refiero a otro tipo de soledad, una que convierte a una persona en un ser solitario, lo cual genera no solo la sensación de desconexión, sino también de aislamiento y genera una forma de vida miserable, que en sus peores casos, lleva a la muerte. Hay una serie de consecuencias físicas que produce la soledad, pero yo me centrare únicamente en el sistema inmunológico, el cual es directamente afectado cuando un individuo se siente solo.

El fracaso, es la experiencia de no ser capaz, de no ser suficiente, y esa sensación nos deja en una posición de esterilidad. Una vez que nos marca, la mente se acostumbra a la idea de que somos incapaces de hacer algo y la tendencia es a dejar de intentar. Nos enfrentamos con el miedo de volverlo a intentar y nos volvemos postergadores.

Por otro lado, el rechazo es una herida psicológica muy profunda, porque involucra directamente a la autoestima y el amor propio. Una persona que es constantemente rechazada es más propensa al estrés y ansiedad.

A medida que vamos identificando estas heridas en nuestra vida, podremos entender mejor como atenderlas, como prevenirlas y cómo manejarlas en futuras experiencias.

Hacer un “detox” de pensamientos

Cuidarnos de los malos hábitos es fundamental, cuidarnos de los pensamientos negativos también. Una vez que advertimos nuestros pensamientos tóxicos, debemos hacer una especie de desintoxicación mental: así como cuando hacemos una dieta detox y eliminamos aquellos alimentos que dañan nuestro sistema, pues de la misma manera lo hacemos con este tipo de pensamientos. Intenta revertir cada pensamiento negativo que tengas por uno positivo, de decirte frases positivas y alentadoras, de hablarte de otra manera, de ser más amable y comprensivo contigo mismo, verás cómo tu perspectiva de las cosas cambia y con ella, serás capaz de ver otras opciones o alternativas a la hora de experimentar situaciones difíciles.

Desconectarse

Intenta tener tiempo para ti, dedicar unos minutos de tu tiempo para desconectarte de todo lo que sea parte de tu rutina, de reflexionar cómo van tus cosas, que aspectos quisieras mejorar, que sigue consumiendo tu energía. Te reto a apagar tu teléfono por 10 minutos y dejar a un lado la ansiedad de ver quien te escribió o de curiosear en el Facebook. Date la oportunidad de mirar hacia arriba, de ir a algún lugar que te genere tranquilidad, de disfrutar de una rica comida, de hacer alguna actividad que te apasione. No te olvides de respirar.

Reevaluar prioridades

Muchas personas ni siquiera tienen tiempo para preguntarse eso (la rutina no las deja!). Conectarte con tus deseos te acerca a ti mismo, te genera una sensación de bienestar porque implica que por fin te estas escuchando, que estás validando lo que tú quieres. Haz una lista de tus prioridades, establece metas reales que puedas alcanzar, mantenlas en un sitio visible para que siempre las tengas presentes y no dejes de actualizarlas, siempre estamos cambiando.

Lo más importante es buscar ayuda cuando te sientas estancado, es mejor invertir en tu salud mental que padecer las consecuencias de una patología mental por no atenderla a tiempo. Hay que darle la importancia y atención debida. Acude al psicólogo y deja atrás ese triste cliché de que “el psicólogo es para los locos” (si, todavía escucho a la gente decir esto). Nada vale más la pena que vivir tranquilo, con la certeza de que cuentas con las herramientas necesarias para llevar una vida plena y sobrellevar, de manera adecuada, las vicisitudes de la vida.

#wearehumans #shareyourstory #emotionalmemory

Te invito a leerme con la intención de reflexionar y conectarte contigo. Cada artículo está pensado para acercarte a tu evolución personal. Te invito a hacer el trabajo de pensarte y mirarte con ojos nuevos en este proceso, de reemplazar el pensamiento de que "todo pasado fue mejor" y sembrar " lo mejor está por venir". Siempre valdrá la pena abrirle espacio al futuro.
Bienvenidos a esta nueva fase!
Archive
  • Grey Facebook Icon

patriciadolanyi@gmail.com I Hungary I Germany

  • Facebook - White Circle
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now