ARTICLES

CUMPLIRTE ES LA MEJOR FORMA DE AMARTE



¡Bienvenido Febrero!

Llegó el segundo mes del año, que a pesar de ser el más corto no deja de traernos nuevos retos y nuevas posibilidades.

¿Cómo vas con tus metas?

¿Has mantenido lo que te prometiste cumplir?

¿Te sigues sintiendo motivado o ni siquiera pudiste comenzar lo que te propusiste?

Una de las tendencias más comunes al comenzar este mes es recapitular cómo nos fue en el anterior y ¿sabes qué? está muy bien! Es muy importante evaluar nuestro performance hasta ahora y plantearnos los ajustes necesarios en caso de que no haya salido bien o que nuestra motivación esté en descenso.

Si partimos del hecho de que “el hombre planea pero Dios decide” ya sabemos por anticipado de que por mas planes que hagamos siempre aparecerá algo que nos desvíe del plan inicial y es justo allí cuando tenemos que demostrar cuánto queremos lo que queremos, no dejarnos alterar, ajustar lo que sea necesario y mantenernos enfocados. De lo contrario, ya sabemos a donde irán a parar nuestra lista de metas para este año y no es precisamente lo que queremos.

Esta vez les escribo desde la serena ciudad de Gütersloh, Alemania, donde tengo la fortuna de escuchar los pajaritos a cualquier hora del día rodeada de muchos árboles, verde y silencio. La gente siempre me sonríe en los restaurantes o en la panadería, me saludan como si me hubiesen visto desde siempre, tienen una energía de quien tiene ganas de vivir y la vida no le pesa, mas bien, la vida les complace. Me da la impresión de que formo parte de esa energía y de ese sentir. Me bebo mi última Weizenbier a gusto y pienso en todas aquellas veces en las que he estado a punto de abandonar mi metas y me pregunto: ¿Qué me detuvo? ¿De dónde saqué la fuerza para mantenerme allí e insistir? ¿Por qué luché todas esas batallas?

Hoy quiero invitarlos a que se reconecten con su motivación, que refuercen el para qué hacer lo que estás haciendo y que si sienten que les está costando mucho mantenerse enfocados o ser constantes es hora de hacer algunos reajustes para no tirar la toalla tan rápido.

Ama comprometerte contigo y cumplirte.

Lo primero que vas a hacer es recordar que tener una resolución de año nuevo es tu elección, es un reto que te propusiste y a la vez un compromiso contigo.

La belleza de plantearte metas es entender que puedes cumplirte, que cualquier cosa que pase es tu responsabilidad y de que estás en control de decidir lo mejor para ti. Estás allí incondicionalmente llevándote a donde quieres porque eres merecedor de algo mejor.

Una vez que entiendes este concepto, el compromiso es algo a lo que deseas adherirte, es tuyo y nadie más que tú es responsable de hacer que eso que tanto quieres pase. A su vez es una forma de demostrarte amor, de autovalorarte, de demostrarte que sí puedes, de marcar la pauta del autorespeto mostrando a los demás cuál es tu límite, tu capacidad y hasta cuando das o toleras. No hay mejor forma de amarte que cumpliéndote. De aquí se alimenta y refuerza tu autoestima.

Haz que las cosas pasen. Toma acción en dosis pequeñas.

El problema con muchas personas que se plantean metas es que tienen la expectativa silenciosa de que se van a cumplir ya: en 5 segundos! y cuando se dan cuenta de que esto es un proceso que toma tiempo, dedicación y constancia, la tendencia es a salir corriendo bien lejos de allí. Para que esto no te pase y no interrumpas tus objetivos, lo mejor que puedes hacer es aplicar la técnica que yo llamo “baby steps”, pequeños pero constantes pasos hacia la meta, o como dicen por ahí lento pero seguro. No importa si al principio los avances se ven insignificantes, en realidad son los pasos mas importantes y los que te darán la base para seguir avanzando. A fin de cuentas, es mejor hacer algo que no hacer nada.

Haz revisiones mensuales. Sé la reina (o el rey) de los ajustes.

Otra técnica que a mi me ha funcionado muy bien es hacer revisiones mensuales, regalarte unos minutos a final de mes para evaluar cómo ha sido tu progreso, para preguntarte qué te ha salido bien y que otros pasos puedes dar que contribuyan al flow que has ganado hasta ahora. Esto es como comenzar a entrenar en el gimnasio, al principio no quieres hacer nada, te arrastras hasta el gym con la energía por el subsuelo obligado a ir porque ya lo pagaste, pero una vez que estás allí, rodeado de gente con la misma meta, escuchando tu música, poniendo a trabajar tu cuerpo, oxigenando tu mente, la sensación es totalmente distinta ¿sí o no?. Una vez que ganas el flow ya no lo quieres dejar ir: uno, porque sabes que te hace bien y dos, porque si lo abandonas sabes que después implicaría mucho esfuerzo retomarlo (y sabes que tarde o temprano lo vas a tener que retomar).

Así que mi consejo es desarrollar este buen hábito, ser amante de tu verdad, evaluar qué va saliendo bien y qué ha salido mal. Luego puedes programar ciertos ajustes que contribuyan con tu proceso y rectificar aquello que no te ayudó para nada. El truco de plantearse metas es asomarse en el proceso y ver cómo va, supervisarlo y reajustar aquello que no te permite avanzar.

De más está decirte, que si en el camino descubres que algo no salió bien no significa que fracasaste, significa que tienes más datos e información para saber lo que no debes seguir haciendo y qué otras cosas nuevas puedes probar, sé creativo! Asume que está bien tener miedo.

El miedo siempre va a estar allí.


No se trata de paralizarse por dar pasos o tomar decisiones, el miedo siempre va a estar allí pero tú siempre vas a estar en control de hacer que eso que tanto quieres pase. No permitas que nada ni nadie te aleje de lograr tus metas. Quizás en el camino te digan que estás loco o que no lo vas a lograr o simplemente no encuentres el apoyo en personas que asumías estarían allí para ti, no te preocupes! No nacimos aprendidos pero tampoco tenemos que hacer las cosas como nos dice otro que hay que hacerlas, busca tu propio método, encuentra tu propia forma de hacer las cosas y que te sirva a ti, recuerda que cada uno de nosotros somos un universo único, complejo e irremplazable, así que es muy improbable que haya un solo método para lograr lo que queremos, busca el tuyo o mejor aún, créalo!

Aprende a escoger tus batallas.

En el camino te vas a encontrar con millones de obstáculos (situaciones difíciles, personas que no te apoyan, críticas, burocracia, etc.) y vale la pena considerar si las metas que te planteas merecen la pena. Lo que consideres que te desgasta, te resta y consume de tu energía, es mejor dejarlo a un lado o moldear la meta de manera que no te veas drenado por situaciones que no te hacen bien. Es muy importante tener claro cuáles son tus límites a la hora de establecer tus metas y por lo que vale la pena batallar.

No dudes en contactar conmigo.


Muy pronto te darás cuenta de que sí puedes lograr tus metas y que tu éxito depende de tus elecciones, pensamientos, actitud y gratitud ante la vida. En ciertos casos te verás obligado a hacer cambios en tus hábitos y patrones que has venido repitiendo con los años pero que ya no te dan los resultados que quieres. Algunas veces hay dinámicas mentales internas que no te permiten avanzar, si quieres explorarlo a fondo haz una cita conmigo. Revisaremos tus metas y las reajustaremos, trazaremos un plan de acción y reemplazaremos patrones limitantes por métodos mas congruentes con tu propósito.


Te deseo un excelente mes!

#worksmart #goalsetting #actionplan #objetivos #goals #metas #achievement #exito #logro #perseverancia #tips #norendirse #reajustes #febrero #psicologia #psychology

Te invito a leerme con la intención de reflexionar y conectarte contigo. Cada artículo está pensado para acercarte a tu evolución personal. Te invito a hacer el trabajo de pensarte y mirarte con ojos nuevos en este proceso, de reemplazar el pensamiento de que "todo pasado fue mejor" y sembrar " lo mejor está por venir". Siempre valdrá la pena abrirle espacio al futuro.
Bienvenidos a esta nueva fase!
Archive
  • Grey Facebook Icon