ARTICLES

La salud mental: rompamos el estigma


Queridos lectores,

Una vez más nos encontramos en este espacio pensado, para que juntos, reflexionemos y tomemos consciencia de nuestra humanidad.

A propósito del día mundial de la salud mental celebrado el 10 de Octubre, hoy quiero compartir contigo este tema y sobretodo quiero dejarte pensando en ello, para que te lo lleves a casa y te preguntes: ¿Qué puedo hacer para estar más a gusto con mi vida?, ¿Cómo puedo cuidar mi mente?, ¿Se puede vivir bien con un diagnóstico de enfermedad mental?, ¿Cómo sé cuando debería ir al psicólogo?, Mi amigo, pareja, familiar, tiene una enfermedad mental, ¿Cómo lo manejo? ¿Cómo le ayudo?.



¿Qué es la salud mental?


Primero que nada quiero decirte que la salud mental no es solamente la ausencia de una enfermedad mental, de hecho, la salud mental es saber vivir bien, es contar con las herramientas adecuadas para manejar conflictos o determinadas situaciones de forma exitosa, es aprender a ser asertivo en la toma de decisiones, es adquirir una madurez emocional que te permita establecer límites, seleccionar a las personas que te rodean, mantenerte enfocado, alejarte de gente tóxica, es conocerte muy bien a tí mismo, es enfrentarte a tus miedos y fantasmas del pasado, reconocer tus pensamientos limitantes, sanar tus traumas, cultivar tu amor propio todos los días de tu vida, saber cuidarte de forma integral y desarrollar la capacidad de protegerte contra autosabotages de tu propio proceso, es saber elegir lo que es mejor para tí, es lograr agradecer lo bueno y lo malo entendiendo que todo lo que te pasa es parte de un aprendizaje importante, es estar más conectado contigo, con quien eres y con tu propósito en este mundo.

Esta lista continúa y por eso te invito a que la completes tú: ¿Qué te falta por mejorar?, ¿Qué más añadirías a tu lista?



¿Cómo identificar que no estoy bien?

  • Cuando notas un estado emocional disruptivo, cambiante, desagradable, incontrolable y ajeno a tí.

  • Cuando tu pensamiento está impactado, puede volverse distorsionado, catastrófico, ambivalente, desrealizado, distraído.

  • Cuando comienzas a hacer cosas extrañas, que no son comunes en tí y que te perjudican.

  • Cuando la vida te aterra y no puedes tomar decisiones.

  • Cuando te vuelves impulsivo o pierdes el control en situaciones.

  • Cuando te expones a situaciones de riesgo y no haces nada para protegerte (ej. abusos, violencia, adicciones, comportamientos sexuales desmedidos, etc)

  • Cuando tus relaciones interpersonales se ven afectadas de forma negativa.

  • Cuando recibes llamadas de atención o comentarios de que algo no anda bien en tí provenientes de tus personas más cercanas.

Causas de la enfermedad mental

  • Genética.

  • Antecedentes familiares o patrones observados en la infancia.

  • Desbalances químicos en el cerebro.

  • Una lesión cerebral.

  • Enfermedades graves.

  • Uso y abuso de alcohol y drogas.

  • La vida misma.

¿Qué hago si no estoy bien?

Lo mejor que puedes hacer al reconocer que no te encuentras bien es dejar a un lado el famoso estima de que "ir al psicólogo es sólo para los locos" y pedir ayuda, ese estigma ya pasó de moda y es hora de cambiar esa mentalidad tan retrógrada.

Ir al psicólogo es lo más normal del mundo, no hay nada de qué avergonzarse y todo el mundo, al menos una vez en su vida, debería tener una experiencia psicoterapéutica y revisarse internamente.

Para eso vas a necesitar aceptar que eres vulnerable y que estás abierto a recibir una guía y una nueva perspectiva de tí mismo de la cual no te vas a arrepentir, te lo aseguro. Es una inversión para el futuro.



¿Para qué ir al psicólogo?


  • Para tener un espacio íntimo, neutral y personalizado de autorevisión donde seas escuchado sin que te juzguen.

  • Para comprender qué te sucede y obtener un punto de vista objetivo que te permita tener una nueva perspectiva de las cosas.

  • Para saber quién eres, conocerte a profundidad y convertirte una mejor versión de tí mismo.

  • Para recibir un diagnóstico, orientación, asesoramiento y seguimiento de tu caso.

  • Para atravesar un proceso complejo de la mano de un experto.

  • Para aprender a gestionar tus emociones y pensamientos.

  • Para conectarte con tu cuerpo, tus deseos y propósito.

  • Para adquirir herramientas valiosas con las cuales puedas optimizar tu vida.

  • Para mejorar tus relaciones interpersonales.

  • Para trabajar tu autoestima e inseguridades.

  • Para reestablecer el balance en tu vida.



Hablemos de patologías y diagnósticos

Procura asistir a un profesional de la salud mental lo más pronto posible, ya que mientras más rápido recibas ayuda más rápido vas a mejorar.

Para recibir un diagnóstico, tu psiquiatra y/o psicólogo debe realizar una entrevista inicial, evaluación psicológica, análisis de laboratorio y una exploración física (en caso de ser necesario).

El diagnóstico está basado en un manual llamado DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales), publicado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría o un manual llamado CIE-10 (Clasificación internacional de enfermedades mentales), publicado por la Organización Mundial de la Salud. Los profesionales de salud mental utilizamos estos manuales (depende del país en el que te encuentres) para diagnosticar los trastornos mentales.

Tu diagnóstico va a depender de los síntomas que presentes en el momento de la evaluación pero también será considerada toda tu historia y experiencias pasadas, lo más importante es que puedas compartir la mayor información posible para que el diagnóstico sea preciso.

Los tipos de enfermedades pueden oscilar desde trastornos depresivos, ansiosos o relacionados con un trauma o estrés hasta trastornos esquizofrénicos o psicóticos, trastornos de personalidad, bipolares, obsesivos compulsivos, somáticos, neurocognitivos y un sin fin de otros diagnósticos más.



¿Cómo vivir con un diagnóstico de enfermedad mental? y ¿Cómo ayudar a alguien cercano con su enfermedad mental?



Lo mejor que puedes hacer es involucrarte con tu diagnóstico y tratamiento entendiendo que el proceso de recuperación requiere de tiempo y que depende directamente de qué tan comprometido estés en mejorarte. Esto quiere decir:

  • No dejes de asistir a tu terapia.

  • Toma la(s) medicina(s) en caso de que tu caso así lo amerite.

  • Evita o limita el consumo de alcohol y drogas.

  • Mantén el contacto con tu red de apoyo, especialmente en los momentos en los que no te encuentres bien. Que no te dé miedo pedir ayuda.

  • Pídele a tu familia o personas cercanas que se involucren también en tu tratamiento.

  • Infórmate sobre tu diagnóstico.

  • Utiliza técnicas terapéuticas tales como: journaling, tapping, meditación, mindfulness, musicoterapia, arteterapia, etc.

  • Confía en tu capacidad para sanarte.

  • Conéctate con alguna actividad y/o ocupación que te haga sentir bien, que te distraiga y te motive a interactuar con otras personas: algún deporte, algún grupo terapéutico, yoga, pintura, canto, teatro, danza, un trabajo, etc.

  • No te aisles.



El suicidio: el último estadio de la enfermedad mental



Es muy difícil hablar sobre este tema ya que denota muchas sensibilidades pero por eso no deja de ser un tema extremadamente importante del cual se tiene que hablar. Al romper el estigma estamos previniendo que esto siga pasando.

El suicidio es un problema de alto impacto en la salud pública mundial ya que es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años. Cerca de 800 000 personas se suicidan cada año y cada 40 segundos alguien en el mundo se suicida, siendo justamente esos 40 segundos lo que toma evitar que alguien se quite la vida.

Hay que tomar en cuenta que el suicidio no solamente implica el acto como tal, sino que también incluye las ideas suicidas, pensamientos de hacerse daño, gestos, intentos o conductas parasuicidas, que son intentos letales de distinta intensidad.

Hay un vínculo innegable entre el suicidio y un diagnóstico de enfermedad mental, por ejemplo una persona depresiva o alcohólica presenta un riesgo suicida más elevado, pero eso tampoco excluye que muchos suicidios se produzcan de manera impulsiva en personas que atraviesan un momento de crisis profunda. Lo que quiere decir que el riesgo lo presentamos todos, como humanos, en algún momento de nuestras vidas.

El principal factor de riesgo es un intento previo de suicidio, seguido de una situación que implique una enfermedad crónica o dolores que impacten la vida cotidiana, violencia y abusos, duelos, poblaciones vulnerables como por ejemplo refugiados y migrantes, personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales, etc.

Lo mejor que se puede hacer en estos casos es pedir ayuda de inmediato o en caso de que estés presenciando indicios de suicidio en una persona cercana poder intervenir a tiempo.


Si deseas más información sobre este tema no dudes en consultar conmigo a través de mi correo electrónico y compartir tus opiniones en Instagram a través de mi cuenta @psicoempodera


Te envío un fuerte abrazo desde este lado del mundo,


P.

#saludmental #10deoctubre #mentalhealth #psicologia #psicoterapia #rompeelestigma #suicidio #porqueiralpsicologo #psicoempodera #vivirbien #balance #prevencion #estigma #iralpsicologo

Te invito a leerme con la intención de reflexionar y conectarte contigo. Cada artículo está pensado para acercarte a tu evolución personal. Te invito a hacer el trabajo de pensarte y mirarte con ojos nuevos en este proceso, de reemplazar el pensamiento de que "todo pasado fue mejor" y sembrar " lo mejor está por venir". Siempre valdrá la pena abrirle espacio al futuro.
Bienvenidos a esta nueva fase!
Archive
  • Grey Facebook Icon